viernes, 6 de noviembre de 2015

5 razones por las que NO necesitaremos contraseñas en el futuro

Según un dicho popular, las contraseñas son como la ropa interior: hay que cambiarlas con frecuencia, mantenerlas en privado y no compartirlas con nadie.

Debido a la gran cantidad de herramientas y servicios en los cuales necesitamos usarlas, el número de contraseñas que necesitamos recordar resultan excesivas, a eso hay que agregarle el aumento en los requisitos al momento de crearlas; todo indica que las contraseñas aparte de proporcionar “seguridad”, también son un dolor de cabeza, por lo que su extinción podría ser una realidad.

Si se desea una contraseña segura, esta tiene que incluir letras, tanto en mayúsculas y minúsculas, números, caracteres especiales, y ninguna de las palabras comunes que permitan ataques de diccionario. ¿En realidad se cumplen todos esos requisitos cuando creas una? Lo más seguro es que no.

Han surgido alternativas, como apps de gestión de contraseñas que ayudan a gestionar de forma segura todas las contraseñas. Pero ¿Qué sucede cuando alguien tiene que cambiar todas sus contraseñas después de un ataque? Apuesto que la mayoría de nosotros optaría por una solución más fácil que estar creando nuevas contraseñas y confirmándolas por correo electrónico.

Las alternativas más aceptables se basan en la tecnología biométrica, a a veces conocida como natural body identification (identificación natural del cuerpo). La tecnología biométrica, como escaneo de huellas digitales, reconocimiento facial y otras emergentes, amenazan seriamente el futuro de las contraseñas; por ello veamos 5 razones por las que No necesitaremos contraseñas en el futuro.  

1. Son un accesorio de moda para estar conectado. Suena un poco tosco pero es una realidad, muchas de las consideradas grandes empresas están trabajando en nuevos métodos de autenticación, en las cuales ya no están presentes las contraseñas. Si los colosos de internet que tienen millones de usuarios cambian su manera de autenticar, estaríamos en la víspera de la desaparición de las contraseñas.

2. No son del agrado de las generaciones más jóvenes.  Los jóvenes suelen ser más más adictos  a productos y servicios en donde se necesitan utilizar contraseñas, pero también los jóvenes son más “cómodos”, y según estudios estos prefieren autenticarse por medio de seguridad biométrica en lugar de contraseñas y PIN’s. Algunos mencionan que las nuevas generaciones ven las contraseñas como una carga.

3. El no uso de estas es un gran negocio. Las grandes empresas ven en la autenticación sin contraseñas un gran negocio. Si no, no se explica como gigantes tecnológicos como Microsoft y Apple están invirtiendo miles de dólares en desarrollo de tecnologías biométricas.




4. Son “fáciles” de robar. Estudios de empresas como Kaspersky revelan que incluso los usuarios más avanzados reutilizan contraseñas, que es uno de los errores más comunes, que provoca que si alguien logra robar una contraseña (mediante métodos como phishing), tiene posibilidades acceder no solo al sitio o servicio vulnerado si no a otros. Obtener una contraseña podría ser tan fácil como utilizar ingeniería social y preguntársela a alguien y el mismo la dirá. Con métodos como la biometría esto no sucederá, en teoría.

5. “Se pueden compartir”. Obviamente lo he escrito entre comillas porque esto no debe ser así, y tampoco es que los usuarios anden diciéndole a todo el mundo cuáles son sus contraseñas; uno de los problema asociados a la cantidad excesiva de contraseñas que un usuario promedio utiliza, es que no puede recordarlas, lo que ocasiona que reutilice o peor aún la escriba en algún lugar, como lo puede ser en un documento de su computadora o en un papel físico. O incluso literalmente la comparta con su mejor amigo, lo que lleva implícito un problema de seguridad.

La extinción de las contraseñas no será el próximo año, por así decirlo, pero lo cierto es que se están desarrollando nuevas alternativas que prometen ser más seguras y que literalmente acabaran con las contraseñas.

Coméntanos si estás de acuerdo que en el futuro no se utilicen contraseñas. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para mí, porque me ayuda a mejorar. Si te gustó el articulo o tienes alguna sugerencia, déjame tu comentario con tu nombre para poder responderte tan pronto como pueda.