lunes, 9 de septiembre de 2019

Reprobó informática en su adolescencia, ahora es un hacker millonario y casado con una modelo

Un británico que reprobó informática en su adolescencia se ha convertido en uno de los hackers éticos más ricos del mundo.



Mark Litchfield usa sus habilidades para el bien y es el primer millonario de hacking ético de origen británico.



Casado con la ex modelo de Playboy Carley Lynn, de 47 años, vive en una lujosa casa junto al lago cerca de Las Vegas, es contratado por empresas globales para exponer debilidades y errores en sus sistemas de seguridad.


Las grandes empresas le pagan recompensas o premios para proteger sus datos de cibercriminales; ha recorrido un largo camino desde Arbroath, en la costa escocesa del Mar del Norte, donde pasó parte de su infancia.
mark litchfield cazador de recompensas
El padre de tres hijos no rehuye sus razones para convertirse en un hacker ético, y le dice al Scottish Daily Mail: “Estoy en esto por el dinero, es mi tiempo, mis habilidades y debería recibir un pago justo”.


“No me importa hacer que Internet sea más seguro”.

El hacking ético paga más y no conlleva el riesgo de ser enviado a prisión, agregó.


Sus inicios

Litchfield, que es autodidacta, ingresó al juego después de que Yahoo! le ofreció miles de dólares si podía encontrar una falla en la programación de su sitio web, después de dos violaciones de datos hace unos cinco años.

Desde entonces, ha ganado más de 1.7 millones de dólares como hacker profesional, según HackerOne, una compañía que ayuda a las empresas a encontrar expertos para reforzar su seguridad web, proteger los datos personales y las contraseñas de los consumidores.

Organizaciones como TwitterFacebook, el Departamento de Defensa de Estados Unidos y Starbucks han pagado decenas de miles o incluso millones de dólares en recompensas a los cazadores de recompensas a lo largo de los años.

Litchfield dijo que no tenía una computadora mientras crecía y odiaba la informática, obtuvo el peor resultado posible, no la aprobó.
mark litchfield hacker etico
Después de abandonar la escuela, luchó por encontrar una carrera estable hasta que ganó una beca para establecer una tienda de computadoras y luego se mudó al lado técnico, donde estaba el “dinero real”.

Litchfield y su hermano David, de 45 años, que trabaja para Apple, crearon una compañía que prueba el software para detectar errores.

Más tarde se mudó a los Estados Unidos, donde se dio cuenta de que podía ganarse la vida como cazador de recompensas independiente, esto cuando encontró una falla que le permitió obtener acceso a las contraseñas de los usuarios de Yahoo!

Este británico, que vive en Nevada desde 2012, afirma: “Envié información sobre el error y esperé de seis a ocho semanas, pero no recibí respuesta, luego recibí un correo electrónico de HackerOne que me decía que obtendría una recompensa de 2,700 por haber encontrado la falla”.

Disfrutando de su éxito

Litchfield está viviendo una gran vida desde su mudanza a Estados Unidos.

Él y su esposa, una ex modelo de Playboy y “maestra de sirenas”, según su página de Instagram, viven en una gran casa en el lago Las Vegas y conducen automóviles llamativos.

Tiene un contrato a tiempo completo con Yahoo! y otras empresas donde está a cargo del programa de recompensas de errores, además de su trabajo independiente como hacker ético.

Pero admite que cualquiera puede hacerlo incluso si no tiene capacitación formal o, como él, que no sabe cómo programar.

Él dijo: “Literalmente no necesitas habilidad o conocimiento informático, cualquiera puede hacerlo.”

“Si tienes una computadora por ahí, sin hacer mucho, mira un tutorial de YouTube sobre cómo encontrar errores y definitivamente los encontrarás, y comienza a ganar algo de dinero”, asegura.

¿Qué te parece esta fascinante historia? Por favor comparte el post en las redes sociales.

¿Te gustaría convertirte en hacker? Entonces puedes iniciar tu camino con uno de estos excelentes  👉cursos de hacking ético👈.


Fuente: Mirror.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para mí, porque me ayuda a mejorar. Si te gustó el articulo o tienes alguna sugerencia, déjame tu comentario con tu nombre para poder responderte tan pronto como pueda.