sábado, 19 de diciembre de 2015

Los noctámbulos: ¿Por qué los programadores evitan la luz del día?

Por lo general los programadores suelen “jactarse” de que su profesión les obliga a prácticamente no dormir, Pero ¿Qué hay en realidad detrás de este fenómeno? En este artículo se trata dar una respuesta a dicha interrogante.

Se dice que las distracciones son malas para el trabajo productivo y creativo, quizás esa sea la razón por la que muchos programadores prefieren trabajar de noche.

Pero, ¿Es la necesidad de un ambiente de trabajo libre de distracciones la razón por la que los programadores y desarrolladores de software prefieren trabajar en la noche?

Los programadores prefieren trabajar en la noche, por lo menos eso es lo que Swizec Teller quiere demostrar en su libro Why Programmers Work at Night, en este trabajo biográfico, Teller intenta encontrar los problemas asociados a su profesión y busca explicar los hábitos asociados al fenómeno.

Pero, ¿Por qué este libro es bastante complejo, creativo, ambicioso y fuera de lo común? Sencillo, en realidad nadie sabe a ciencia cierta porque los programadores trabajan mejor por la noche, dice Josh Anderson en DZone.

Las distracciones son mortales…
Un argumento es que la distracción está en todas partes durante el día – ya sea un correo electrónico de un colega con una necesidad desesperada de ayuda, las bromas y las conversaciones en los alrededores de la oficina, las noticias en Facebook y Twitter o simplemente una reunión de stand-up.

Trabajar en este entorno puede ser muy improductivo, ya que impide a los programadores enfocar sus recursos mentales en ser creativos y constructivos, en otras palabras, el estado de ánimo es esencial para la construcción de una buena aplicación o software. Los programadores necesitan constantemente una imagen clara del producto terminado en su cabeza, de lo contrario, ¿cómo pueden recordar qué es lo que están desarrollando?



Todas las pequeñas distracciones en la rutina diaria no sólo pueden hacer que cualquiera pierda el foco, sino que también pueden difuminar la imagen mental una y otra vez. Por la noche, sin embargo hay mucho menos distracciones, por lo que pueden incluso tener la oportunidad de profundizar en las necesidades abstractas de un proyecto sin la interrupción mental.
¿O quizás no los son?
Entonces, podríamos decir que “La teoría de la distracción” es bastante aceptada, pero, la revista Scientific American publicó reciamente un artículo que indica lo contrario. Un estudio realizado por Mareike Wieth y Rose Zacks encontró que las personas tienen una mayor posibilidad de llegar a un gran avance en sus proyectos cuando no están en su mejor forma mental (entiéndase cuando no logran concentrarse).

Lo que puede parecer extraño al principio, es en realidad bastante lógico si se piensa en ello: si estamos bien descansados, nos enfrentamos a los problemas con mayor determinación. Esto deja poco espacio para el pensamiento creativo, el cual a su vez puede impedirnos dar con soluciones más inventivas a nuestros problemas. Al estar menos concentrados, se puede tener ideas diferentes y es la oportunidad de ser una fuente de inspiración.

El abrirse a nuevas ideas y perspectivas sobre los problemas existentes puede resultar útil para los programadores también, por ejemplo, cuando se enfrentan a un algoritmo difícil o tratar los problemas a nivel de usuario.
El mayor problema como programador es que este tipo de trabajo no puede simplemente ser forzado en una estructura fija predeterminada. En su esencia, la programación es una actividad muy creativa, comparable a la pintura o hacer música.

Sin embargo, el trabajo de los programadores, les obliga a profundizar en los detalles, alejar el zoom en lo abstracto, y en ocasiones invertir varias horas, incluso para los más pequeños detalles; Especialmente cuando se trata de plazos, esto realmente no encaja con las horas de oficina regulares.

En un artículo escrito en 2010, Robert Alison cita un estudio realizado por Satoshi Kanazawa de la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres que encontró que las personas con mayor coeficiente intelectual son más propensos a preferir trabajar de noche. Las personas con un menor coeficiente intelectual por el contrario parecen limitar sus actividades a las horas del día.

Dado que la programación no sólo requiere un alto nivel de habilidades matemáticas, pensamiento lateral y lógico, sino también la capacidad de escribir código con precisión y en diferentes lenguajes, es seguro asumir que los programadores son de hecho gente inteligente. Y parece que la gente inteligente tiende, por el motivo que sea, a irse a dormir más tarde que la gente “común”.


¿Qué piensas sobre lo planteado? ¿Estás de acuerdo con la “teoría de la distracción”?

Fuente: https://jaxenter.com 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para mí, porque me ayuda a mejorar. Si te gustó el articulo o tienes alguna sugerencia, déjame tu comentario con tu nombre para poder responderte tan pronto como pueda.