martes, 10 de noviembre de 2015

Descubre como los videojuegos benefician a los adolescentes

Si eres un padre de familia y pasas regañando a tus hijos por estar todo el día pegados a una consola de juegos o la computadora, o si eres el hijo “regañado”, entonces debes leer este artículo, y a lo mejor te cambia la perspectiva que tienes hasta este momento.


Dos adolescentes brasileños solían pasar cerca de un tercio de su día jugando; esta situación causaría molestia a cualquier padre de familia, pero para este par de jóvenes, esto dio frutos.  Si bien hay un montón de empresarios jóvenes en Internet, su historia es destacable.

Tienen 19 años y tienen un exitoso start-up, Pagar.me, emplea a 30 personas y tiene una facturación anual de varios millones de dólares.

Cuando Henrique tenía 12 años, era un gran fans del juego online Ragnarok. Como sus padres no quisieron pagar por sus características Premium, comenzó programar por sí mismo: “Yo solía hacer mis propios servidores, así que no tuve que pagar por la versión original”.


Posteriormente encontró la manera de hacer dinero real en juegos a través de las habilidades adicionales que tenía. Al principio sus padres estaban sorprendidos por el hecho de poner dinero en juego.


El co-fundador Pedro Franceschi comenzó aún más joven, jugando desde la edad de nueve años.

“Los dos empezamos la programación como una forma de lograr cosas que queríamos”, dice.
Pedro quería usar la asistente personal de Apple, Siri, pero ella sólo hablaba inglés. A la edad de 15, se las había arreglado para hacer que Siri hablará portugues.

Finalmente, a la edad de 16 y 17 años, los dos adolescentes se reunieron en Twitter. Lo que pudo ser una charla típica entre adolescentes de música o fútbol, ​​su primer encuentro fue un debate sobre los méritos relativos de los diferentes programas de edición de texto de programación. Pero pronto se dieron cuenta que sus ambiciones y sueños los hacia más parecidos que diferentes.

“Fue entonces cuando comenzó nuestra amistad. Pedro también comenzó a usar mi editor de texto. Gané el debate y gané un socio”, dice Henrique.
Henrique y Pedro

Mientras tanto, también estaban tratando con el mismo tipo de problemas que han afectado a los adolescentes durante generaciones. "¿Qué pasa si le pregunto a una chica de mi clase si quiere salir conmigo y ella dice que no? Va a ser difícil  verla todos los días después de eso", dice Henrique, explicando el viejo dilema.

Asistió a un hackathon y a su equipo se le ocurrió desarrollar una aplicación basada en Facebook: AskMeOut. La plataforma fue del agrado de jóvenes con el deseo de conocer personas del sexo opuesto, sin arriesgarse al rechazo que se da en un cara a cara.  El equipo de Henrique ganó el primer premio y 50.000 reales (8.500 libras). En los días siguientes iniciaron el cobro a los usuarios masculinos.


AskMeOut fue un éxito, pero Henrique quería un mejor sistema de pago para ella.
Por suerte, en ese momento conoció a Pedro. Los amigos hicieron una lluvia de ideas sobre la solución, y en ese momento Pagar.me comenzó.

Hoy Pagar.me maneja pagos por valor de millones de reales por año, ha ganado una serie de premios y atrajo 1 millón de reales en inversión exterior.

En resumen, la plataforma ofrece una forma barata y sencilla para que los clientes paguen por productos en línea, combina el bajo costo de un servicio de terceros como PayPal con la simplicidad de pagar directamente en el sitio del proveedor, sin tener que conectarse a otro sistema.

“La gente no creía que pudiéramos crear un producto tan innovador”, dice Henrique.
A pesar de la magnitud de su éxito, Henrique no piensa que son tan diferentes de los demás jóvenes de su edad.

“En realidad, estamos todavía adolescentes. Nos gusta jugar videojuegos y salir con amigos. Creo que es cada vez más común que las personas persiguen sus ambiciones a una edad temprana. Somos sólo dos personas regulares que ejecutan nuestro negocio”, concluye.

Comparte este articulo con tus padres y a los mejor ya no te reprenden por pasar tanto tiempo jugando.

Fuente: BBC

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Tu opinión es importante para mí, porque me ayuda a mejorar. Si te gustó el articulo o tienes alguna sugerencia, déjame tu comentario con tu nombre para poder responderte tan pronto como pueda.